Hay una cantidad de elementos cuya evaluación depende del momento en el tiempo en el que uno se pare y la capacidad de proyectar a partir de allí. Antes de la existencia de Napoleón no se podía pensar que iba a dominar Europa, y por supuesto, tampoco que iba a dominar España; y que el rey de España habilitaría una línea de pensamiento sobre las colonias que llevaron a la independencia sudamericana.

Planificar antes o después de Napoleón hubiera dado resultados diametralmente opuestos; porque haberlo hecho antes no hubiera previsto la aparición de este personaje; y aun habiéndolo hecho después, no hubiera sido fácil considerar la influencia sobre España y sobre las colonias; así como tampoco la participación decisiva de Inglaterra y la salida de este mapa del que ocasionó estos cambios, que fue Francia… Que se quedó fuera.

Para nuestro caso, la re aparición de María Corina Machado, un personaje de perfil secundario quien, en menos de dos años asume el liderazgo opositor, cohesiona una oposición dividida, y consigue la alineación  y respaldo irrestricto de Estados Unidos, quien a su vez arrastra a Latinoamérica y la Unión Europea, no estaba en el mapa estratégico hasta, por lo menos, el año 2021, sino como una opción sin nombre y, principalmente, como una expresión de deseo mágico.

Situaciones como las explicadas nos dan la idea de que la consistencia y sostenibilidad de una estrategia, está amarrada a la capacidad de lectura prospectiva de las condiciones del entorno, cercano y no tan cercano.

¿En qué momento se volvió Napoleón disruptivo? ¿Al nacer, al entrar a la academia, al convertirse en un emperador, al invadir España o al alejarse a Elba? En el mismo orden de ideas, internet, el teléfono, el telégrafo, fueron capaces de cambiar la historia y darle un giro radical, el cual se contrapone a la percepción inercial de los hechos; o lo que es lo mismo que las cosas ocurran tal y como debería ocurrir.

Venezuela estaba en una bonanza hasta el fallecimiento de Hugo Chávez, momento en el cual cambia un conjunto de variables que permanecerán cambiadas durante un tiempo largo. Se pueden identificar siete elementos que cambian para enrumbar el país hacia un lugar distinto, produciendo un cambio con carácter casi estructural:

  1. Bajan los precios del petróleo
  2. La recesión en el país se vuelve estructural (se destruyeron los sectores productivos)
  3. El chavismo empieza a perder el apoyo popular (si las elecciones con Capriles hubiesen sido dos semanas después, las hubiera perdido)
  4. Se produce un cambio de tendencia, el chavismo a caer, y la oposición a subir
  5. La gobernabilidad afectada. Las órdenes no pueden ser cumplidas. Se da una orden y no hay manera humana que pueda cumplirse. Pueden dar un pequeño alivio pero sabes que no va a funcionar
  6. Deterioro de infraestructura y servicios. Accidentes en refinerías, afectación en el Parque Eléctrico
  7. Reputación del país cada vez más comprometida. Se van los inversores en transporte y se empieza a comprometer más profundamente la reputación del país

Entramos a un declive que años después nos están llevando a una situación que hace que el chavismo comience a actuar en reactivo e inicie una resistencia que lo debería llevar en el tiempo a una salida del Gobierno.

Muestras de este tiempo de  cambios es que todo es cada vez más desordenado, anárquico, de agitación, con desconcierto, con posibilidades latentes de violencia, a punto de llegar a una crisis.

Esperemos que, con todos los problemas y situaciones adversas que se presentan en este proceso electoral, de alguna manera se continúe en la tendencia gruesa de seguir el camino (más o menos) institucional de hacer las cosas bien, y el tan esperado cambio, finalmente se produzca sin los daños que una transición de este tipo pudiera generar.

Noticias destacadas

  • Datincorp: Participación electoral puede superar el 70% si Edmundo llega al 28J.
  • Estados Unidos renovó la autorización de algunas transacciones de exportación de gas licuado de petróleo a Venezuela. La licencia 40C entró en vigor este lunes durante un año.
  • La Patilla. Hercon Consultores: Edmundo González tiene más de 62% de intención de voto en Venezuela, mientras Nicolás Maduro, candidato del PSUV, se ubicó en esta encuesta apenas en 28,1% de preferencia.
  • CNN: Maduro no parece estar dispuesto a ceder el poder si pierde. La oposición podrá hacer poco si se cancelan las elecciones, si el gobierno inhabilita a González a última hora o si se produce un fraude descomunal -factible, según expertos, a pesar del sufragio electrónico- el día de la votación.
  • Elecciones en Francia: el ascenso de la extrema derecha sufrió golpe inesperado. Francia entra en una etapa de negociaciones tras la elección del Parlamento con mayoría de izquierda. Marine Le Pen dijo que su partido consiguió «una victoria en diferido».
  • Infobae: Luis Lacalle Pou asumió la presidencia del Mercosur y volvió a pedir elecciones libres y democráticas en Venezuela.

Lo que no fue noticia (y debería serlo)

  • Que a menos de 3 semanas de las elecciones se ve difícil que el humor social reflejado en las encuestas a favor de la oposición pueda cambiar o modificarse. Es como un tobogán que solo puede ser detenido con acciones sorpresivas (aunque no tanto porque la gente cree que podría ocurrir) que rompan el status quo. Dentro del chavismo hay divisiones muy profundas, entre institucionales y radicales (por llamarlos de alguna manera) que son las que podrían conducir a que el ala radical se imponga con esas acciones sorpresivas.
  • O que las posibles acciones sorpresivas mencionadas que pudieran ser usadas para desconocer la voluntad popular, pueden ir desde una suspensión o postergación de las elecciones, hasta inhabilitaciones de último momento. Sin descartar otras opciones creativas que puedan tener en cartera. Pero, pase lo que pase, las bases del país ya están movilizadas y con fuertes expectativas de cambio, las cuales si se ven traicionadas podrían producir reacciones negativas. No hay que olvidar que las bases populares ya cambiaron de bando en forma masiva.
  • Ni que, una vez más, el espectro militar se asume como el gran elector de cara adentro de Venezuela. Ya sea para mantener el orden constitucional, así le resulte adverso, o para apoyar la retención del poder por la fuerza. El tema es que el descontento popular con el gobierno hace difícil poder retener el poder si el pueblo no lo apoya; y el chavismo ya no tiene tanta fuerza como para “patear el tablero” sin consecuencias graves.
  • Tampoco que el muy bajo nivel de inflación mensual informado del 1%, solo se explica porque la cota de precios está tan alta que ya no puede subir más. Y se logra con una profunda recesión y parálisis, apalancada solo en la política monetaria y cambiaria.

Mail: [email protected]   Instagram: @benjamintripier    Twitter: @btripier

 


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!