Imagen: YouTube

Los fanáticos del director Ridley Scott están deleitándose con la continuación de una de sus películas más exitosas, Gladiador. Aunque todavía faltan unos meses para el estreno del filme, con el lanzamiento del primer tráiler las señales son claras de que la apuesta del cineasta de 86 años de edad será aún más épica que la primera parte de la saga ambientada en la antigua Roma.

El adelanto de poco más de tres minutos incluye espectaculares enfrentamientos en el Coliseo. Se muestra también una batalla con un rinoceronte e intensos diálogos en los que el personaje central, Lucius, interpretado por Paul Mescal, dejará claro que su objetivo es la venganza contra el imperio romano. La revancha está inspirada por sus recuerdos de Maximus, el gladiador que encarnaba Russell Crowe en la primera película, un papel por el que en 2000 consiguió el Oscar al Mejor Actor Protagónico.

«Un esclavo pudo vengarse del emperador», le dice Lucius a Macrinus, el poderoso comerciante interpretado por Denzel Washington que en principio parece compartir el deseo de rebelarse contra el poder de Geta (Joseph Quinn) y Caracalla (Fred Hechinger).

¿De qué va Gladiador 2?

La trama escrita por David Scarpa (con el que Scott trabajó en Napoleón) y Peter Craig (Top Gun: Maverick) comienza unos veinte años después del final de los hechos retratados en el filme original. Lucius aparecía como el joven sobrino del emperador Commudus -interpretado por Joaquin Phoenix-, quien por decisión de su madre Lucilla (Connie Nielsen) y para mantenerlo vivo fue desterrado de Roma.

Ya adulto vive en paz junto a su esposa e hijo en una ciudad costera de Numidia, una de las últimas civilizaciones que existían fuera del control de Roma. Eso hasta que el emperador Geta ordena la invasión del territorio al norte de África y el general Marcus Acacius, que encarna Pedro Pascal, cumple sus deseos con sangrientos resultados.

Decidido a vengarse, Lucius regresa a Roma como esclavo y eventual gladiador decidido a unir al resto de los luchadores contra sus crueles amos. «La arena transforma a los esclavos en gladiadores y a los gladiadores en hombres libres», se escucha en el tráiler mientras se ve los progresos de Lucius en la arena, donde se vuelve el predilecto de Macrimus. «Vi algo en ti que te hace destacar: tu ira. Y esa ira es tu don», le dice el maquiavélico comerciante al personaje de Mescal que descarga su bronca y dolor a espadazo limpio. O no tanto.

Paul Mescal y Pedro Pascal 

Despliegue de producción inigualable

Aunque el adelanto se enfoca mayormente en los planes de Lucius y Macrimus, que apuntan a la destrucción del imperio, las escenas, de un despliegue de producción asombroso, también incluyen al personaje de Pascal, un general que parece más alineado con el pueblo que con sus opresores.

«No mataré a otra generación de hombres jóvenes por su vanidad», le confiesa Marcus Acacius a Lucilla con quién, según insinúan las nuevas imágenes, podría tener un vínculo amoroso. Pero sus intenciones no importarán en principio para el nuevo gladiador que al grito de «Fuerza y honor», buscará terminar con el reinado de terror de los emperadores en la arena. Esta será el escenario de los enfrentamientos que resultarán en el derramamiento de la sangre, el sudor y las lágrimas de los héroes del cuento.

El camino para que la secuela de Gladiador, ganadora del premio Oscar a la Mejor Película en 2000 y la más taquillera de ese año, pudiera realizarse no fue sencilla. Aunque los planes para ponerla en marcha comenzaron poco menos de un año después de su estreno, lo cierto es que Scott y su equipo se enfrentaron con un obstáculo de su propia hechura. Al decidir que el filme terminara con la muerte de su protagonista las posibilidades narrativas eran limitadas si la intención era continuar el relato donde lo habían dejado.

Sin embargo, dos décadas después, el realizador y su equipo parecen haber encontrado el camino de regreso a Roma y al relato de dimensiones épicas que los espectadores llevan más de veinte años esperando.


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!