Imagen: NDP

Honduras tiene un potencial innegable y las mujeres de ese país lo tienen claro. Cada vez son más las mujeres emprendedoras hondureñas que están desarrollando iniciativas comerciales exitosas, lo que no solo crea un enorme valor para la economía, sino que además se traduce en enormes mejoras en la calidad de vida de las comunidades.

Maya Selva y el potencial de las exportaciones

Honduras tiene mucho que ofrecerle al mundo, y Maya Selva lo demostró con creces cuando decidió empezar a vender puros hondureños en Francia. Comenzó enviando una sola caja en 1995, y a partir de ahí logró hacer crecer su negocio hasta abarcar el 8% del mercado francés.

Se trata de puros hechos a mano que no solo son de una calidad excepcional, sino que además dan trabajo a docenas de personas en comunidades rurales de Honduras.

La iniciativa de Selva produce en la actualidad más de un millón de puros al año. Así mismo, ya no se limita al mercado francés, sino que abarca buena parte del mercado europeo.

Variedades de puros como Flor de Selva Robusto fueron referenciadas en publicaciones internacionales, y Maya continúa haciendo crecer su negocio para consolidar la industria tabacalera.

Cuando la ecología se alía con la moda: Pili Luna

Las mujeres empresarias hondureñas demuestran una enorme capacidad de encontrar vías hacia el éxito, con frecuencia apostando por iniciativas ecológicas que se traducen a su vez en beneficios medioambientales para el país.

El caso de Pili Luna es un gran ejemplo: una empresaria que decidió darles provecho a las pieles de los pescados para crear artículos de moda y evitar así que terminen contaminando las costas hondureñas.

Las pieles de los pescados se retiran con frecuencia para vender solo la carne, y se apilan como desechos en los mercados locales. Al ser devueltas al mar, estas pieles liberan nutrientes en grandes concentraciones y pueden provocar la eutrofización del agua. Al reutilizarlas en una industria, Pili Luna reduce estos daños medioambientales e impulsa la economía local.

Johanna Almendarez y su apoyo a las comunidades locales

Muchas emprendedoras optan por iniciativas que permiten mejorar la calidad de vida de la gente del país.

Johanna Almendarez lo hace desde los Estados Unidos, donde lidera la diáspora hondureña en Miami y trabaja en una iniciativa llamada Hondureños y hondureñas conectadas. Esta iniciativa se encarga de recaudar fondos que luego se destinan al apoyo de comunidades rurales en Chinacla, San Miguelito, Guajiquiro y Juticalpa.

Al enviar dinero online a Honduras, esta iniciativa busca aportar recursos económicos y hacer crecer las comunidades locales, en un intento de ofrecerles lo que muchos emigrantes no encontraron en su día. A través de las donaciones se pueden desarrollar proyectos educativos, implementar mejoras de saneamiento, o apoyar a comunidades agrícolas.

Una nueva manera de desarrollar el potencial económico

Gracias a la visión de estas mujeres emprendedoras, la economía hondureña está creciendo y diversificándose cada vez más.

Se trata de empresarias que no solo tienen un gran talento comercial e industrial, sino que además se esfuerzan para garantizar que su éxito se traslade también al tejido social del país.

Cada lempira cuenta y cada familia que consigue trabajo gracias a estas mujeres es un triunfo del que Honduras puede sentirse orgullosa.

*** CONTENIDO REMITIDO ***


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!