Foto: Darvinson Rojas

Todavía no está claro si el Festival del Cine Venezolano, que cumple 20 años, se quedará en Margarita, pero la inauguración de este 16 de junio da aires de que es un buen lugar para organizarlo. El certamen comenzó con bailes, música, una oferta de películas amplia y sin las tensiones políticas que se percibieron en la edición anterior.

De hecho, durante la rueda de prensa previa a la inaiguración oficial, Griselda Contreras, presidenta de la Corporación de Turismo de Nueva Esparta, dijo que sugirió a la presidenta del festival, Karina Gómez, mudar de manera permanente el evento a la isla.

Sin embargo, cuando se le preguntó a Gómez sobre esto, expresó que primero tiene que terminar este festival y luego podrá hablar del futuro. «No tengo capacidad de decisión para el año entrante. Eso es como cuando tienes hijos, no quieres otro hijo al hilo. Hay que tomárselo con cierta suavidad», explicó la promotora cultural.

Señaló que mover el festival de Mérida, su localidad por antonomasia, fue una de las «cosas más rudas» que ha hecho en su vida, y recordó que previo a este cambio tuvo que organizar un par de ediciones con ofertas online debido a la pandemia del coronavirus. «Reinventamos el festival, lo hicimos mundial, con ofertas que cerraban a la medianoche en todas partes del mundo, y buscamos que las películas no fueran sobreexhibidas».

Este año el festival, que tiene en su programación 24 largometrajes de ficción, 11 documentales y 70 cortometrajes entre ficcionales y documentales, cuenta también con Cinex como aliado: la cadena puso a disposición su sede en el centro comercial Parque Costazul, en Pampatar, para que durante tres días se proyecten únicamente filmes venezolanos. «Creo que esto es una demostración de lo comprometido que está Cinex con el cine nacional. Estaremos así tres días completos. No habrá ningún tipo de función comercial de 9:00 am a 10:00 pm, solo películas del cine venezolano», destacó Rocco Lasalvia, gerente general de la compañía.

Para Griselda Contreras, el hecho de que Margarita haya sido escogida este año como sede ya es un triunfo: «No fue fácil para Karina trasladar el festival para acá. La logística es compleja. Recuerda que somos una isla y trasladar muchas personas y equipos fue algo maratónico».

La inauguración oficial se realizó en el anfiteatro Vicente Cedeño de Pampatar, donde grupos de bailarinas, entre niñas, adolescentes y jóvenes, ofrecieron bailes tradicionales del estado. Cientos de personas se acercaron a ver de manera gratuita las presentaciones, que incluyeron luego palabras de Karina Gómez, Santiago Otero, presidente de Evenpro, y Antonieta Rosales de Oxford, rectora de la Universidad de Margarita.

«En nombre de Cinex, estamos orgullosos por haber sido seleccionados para ser la sede de este festival. Es motivo de orgullo y una plataforma para ese deseo inquebrantable del cine nacional, la industria y las personas involucradas de tener la oportunidad de exhibir sus mejores producciones», expresó Otero.

Para Rosales de Oxford, el festival, además de celebrar el cine, fortalece la identidad cultural del venezolano y el turismo, y es, subrayó, un punto de encuentro porque sumerge a los espectadores en historias que «nos desafían y reflejan nuestra cultura».

«Valoramos la oportunidad de aprendizaje que este festival ofrece a las nuevas generaciones, en particular a estudiantes apasionados por el cine. Es una ocasión para inspirarse con las posibilidades que brinda el séptimo arte», concluyó.

Tras la inauguración oficial, en la plaza Central de Pampatar, frente al anfiteatro, se realizaron presentaciones de salsa y merengue donde los asistentes bailaron y compartieron. El espacio estuvo activo hasta pasadas las 10:00 pm con luces y música, por lo que la inauguración del festival, como es habitual, funcionó también como lugar de esparcimiento, esta vez para los margariteños.

Para obtener información sobre la programación del festival ingresar a https://festivaldelcinevenezolano.com/.


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!